martes, 28 de junio de 2016

PORQUE EMPRENDER



Para que empieces a soñar y te animes a dar el salto, te mostrare  las ventajas de  emprender y hacer de tu idea un negocio.

1. Libertad de Tiempos
Disponer de tus propios horarios y planificar tus vacaciones de acuerdo a tus necesidades son algunas de las libertades que el trabajo en relación de dependencia difícilmente pueda ofrecerte.
Trabajando de manera independiente podés planificar y proyectar tu vida y el tiempo dedicado a tu familia, amigos y actividades recreativas en función de tus propias motivaciones y deseos.

2. Estilo Propio
Imponer el código de vestimenta que desees, fijar formas de trabajo acordes a tus gustos, diseñar el logo, la marca e incluso la decoración de tu oficina, son todas ideas posibles dentro de la empresa propia.
Marcar tu estilo es una de las mayores satisfacciones que podés tener trabajando, y es una motivación extra que te ayudará a seguir apostando por tu negocio. El desarrollo y crecimiento personal laboral se realizará de acuerdo a tus gustos, tus deseos y tus sueños.

3. Independencia Económica
La independencia económica es un factor que, aunque muchos consideren negativo, tiene una fuerte veta positiva. Si bien trabajando para una empresa disponés de un ingreso “fijo” y un sueldo sin sobresaltos, el salario continúa siendo el mismo cuando a expensas de tu trabajo la empresa genera ganancias mayores a tu retribución mensual (aunque hayas sido el único responsable de ese logro).
Trabajando de manera independiente tenés la posibilidad de crecer económicamente y disfrutar de todas las ganancias que tu trabajo produzca de manera directa.

4. Decisiones 100%
Todas las decisiones finales sobre la empresa recaerán en tus hombros. Si bien puede sonar pensado tener que decidir absolutamente “todo”, no tendrás que pelear con Jefes o Gerentes que tengan visiones distintas del negocio. Tus decisiones serán la última palabra y todo el equipo de trabajo se alineará a tu forma de trabajo.

5. Satisfacción Garantizada
Por más que el emprendimiento tenga o no éxito, siempre resulta satisfactorio haber creado algo propio de la nada.
Muchas veces la mayor satisfacción de un proyecto no son los frutos económicos o tangibles, sino la realización del proyecto en sí mismo. La marca se va volviendo parte de uno, la oficina o la fábrica se convierten en un segundo hogar, los amigos y familiares son convocados como ayudantes y empleados, la propia empresa empieza a formar parte de la vida e “ir a trabajar” adquiere otro significado.
Todo fruto del emprendimiento se convierte en un “hijo” propio, un orgullo personal.

En la creación de tu emprendimiento serán mas las veces que las desventajas y los aspectos negativos de emprender se te hagan presentes. Pero esto no debe desmotivarnos porque sabemos que al final la satisfacción de haber realizado un proyecto por nuestros propios medios. La salida más cómoda hoy en día parece ser trabajar en relación de dependencia y la idea de renunciar o quedarse sin trabajo sin tener otra fuente de ingresos de manera inmediata resulta aterradora para la mayoría de la gente.
Emprender es riesgoso, pero no debemos olvidar que emprender también supone crear empleo y dar empleo a otros. La diferencia entre el empleado y el emprendedor está en buscar trabajo o dar trabajo.

Y vos, ¿de qué lado estás?