lunes, 6 de junio de 2016

TU FACETA EMPRENDEDORA II




A continuación comparto contigo algunos consejos que pueden ayudarte a definir una rutina dentro de los espacios posteriores a tu jornada laboral actual, la cual te ayudará a empezar a pavimentar el camino hacia tu independencia laboral y una mejor calidad de vida:

Empieza Pequeño.

Durante tu primer mes de propósito de cambio no debes tratar de sumergirte de cabeza en un nuevo cronograma de trabajo complejo y rígido en tu casa, ya que así nunca podrás ceñirte a él. En realidad, en un principio es necesario que desarrolles en ti mismo/a el hábito de ajustar tus actividades pos-laborales a unos horarios predeterminados que deberás respetar. Dentro de este contexto, sugiero que en la primera semana de tu camino hacia el cambio, sólo trates de ajustar una actividad “no laboral” a un cronograma predefinido, esforzándote obviamente por cumplir los horarios y plazos que hayas determinado para ello.

En la segunda semana proponte dedicar tan sólo una hora de tu tiempo a actividades de relajación después de la cena, pero es importante que te asegures de cortar tu distracción una vez pase dicha hora. Yo sé que todos tenemos un programa de televisión predilecto, pero si sólo nos dedicamos a verlo sentados en el sofá, en realidad no estaremos avanzando hacia ninguna parte dentro del propósito de empezar una nueva vida laboral.

Cada semana agrega un nuevo cambio a tu agenda de actividades cotidianas de la noche, esforzándote por cumplirlo al pie de la letra; de esta forma podrás prepararte para asumir la disciplina que necesitas para trabajar ordenadamente dentro de las tareas que te permitirán alcanzar tu sueño de la independencia laboral.



La Familia viene primero.

Cuando llegues a tu casa es necesario que dediques con devoción parte de tu tiempo a tus hijos, tu esposo/a, tus mascotas, etc. Si tú sueles llegar a tu casa a las 18:00 hrs, procura siempre dedicar una hora a desarrollar una actividad junto a tu familia, la cual no debe involucrar al televisor, al computador, o a cualquier otra cosa basada en la tecnología. Si tú tienes hijos, ese es el espacio ideal para que los aproveches y exprimas hasta dejarlos agotaditos y listos para dormir.

Si tú no tienes hijos, pero tienes un/a esposo/a (pareja), entonces dedícale un tiempo de calidad en el que evites hablar de algo que tenga relación con el trabajo. Salgan a caminar, hagan un poco de ejercicio, preparen una deliciosa cena juntos.

Cuando se llegue el momento de trabajar, aleja de ti las distracciones.

Cuando empieces a dedicar tu tiempo para trabajar en tu futuro negocio (quizás de 20:00 a 23:00 hrs. todos los días), asegúrate de concentrarte sólo en eso. Para ello apaga las notificaciones de tu teléfono, cierra todas las pestañas que tienes abiertas en tu navegador de internet, cierra tu correo electrónico y no lo mires, a no ser que debas revisarlo por algún tema relacionado con tu emprendimiento. La cuestión es que debes asegúrate  de pasar esas pocas horas del día trabajando arduamente en los preparativos de tu futura empresa.

Es posible que no te agrade mucho la idea de tener un cronograma de trabajo dentro de tu hogar, pero eso sucede porque tú actualmente trabajas dentro de un cargo que no disfrutas, el cual te fuerza a ceñirte a un cronograma poco agradable que te desgasta bastante, hecho que te lleva a concebir a tu hogar como una especie de santuario de relajación.

Sin embargo, es necesario que te esfuerces por agregarle valor a tu tiempo por fuera de tu trabajo actual, y te garantizo que en poco tiempo dejarás de percibir a tu nueva agenda de trabajo en el hogar como la peor idea del mundo.



 ¡Que esperas, pon en marcha tu emprendimiento !
en grupo CAAEN, te podemos ayudar
CONTACTO
www.grupocaaen.jimdo.com
email: grupocaaen@gmail.com
+57 3147554552