miércoles, 16 de diciembre de 2015

Razones por las cuales la mayoría de personas no toma decisiones




Miedo

Muchas personas sienten miedo de que tomarán una mala decisión pero tú debes recordar que el verdadero fracaso es no estar en control de tus propias decisiones.


Inevitablemente tú debes tomar esta decisión y postergarla no cambiará nada. Debes reconocer que la parte más complicada de tomar una decisión es tomarla pero que, una vez tomada, todo lo demás es sencillo.


Nadie es perfecto y tú no eres la excepción, puede ser que te equivoques pero la mejor parte de esto es que siempre puedes regresar y volver a tomar una decisión en base a tus nuevos aprendizajes y experiencia.


Si, por el contrario, fallas en tomar una decisión y dejas que el miedo gobierne, no aprenderás nada y estarás estancado de por vida.

Inseguridad

Muchas personas creen que las decisiones deben ser tomadas con completa seguridad. Creen que antes de tomar una decisión se deben saber todas las posibles consecuencias y opciones y esta creencia evita que tomen una decisión.


La verdad es que la decisión debe ser tomada en base en las mejores o mayores probabilidades. Si esperas a que lo sepas todo o tengas todas las opciones, será muy tarde.


Por ello, los verdaderos líderes son aquellos que pueden tomar decisiones complicadas en momentos difíciles. Recuerda siempre que velocidad es mejor que perfección. De hecho, no existe la perfección, solo puedes hacer lo mejor que puedas y seguir creciendo.

Falta de costumbre

Esto se convierte en un círculo vicioso del cual es complicado salir por lo que si no estás acostumbrado a tomar decisiones debes empezar a tomarlas más seguido. ¿Por qué? Porque la única forma de ser bueno o ser buena al tomar decisiones es tomándolas.


Lo que puedes hacer es empezar a tomar decisiones pequeñas pero con frecuencia. Empieza a decidir rápidamente qué ropa ponerte, a qué restaurante ir a comer, qué ruta tomar.


De esta forma fortaleces tu músculo de la toma de decisiones y pronto se te hará más sencillo tomar decisiones más complicadas como ¿asciendo a esta persona o no? ¿Contrato a esta persona? ¿Me mudo? ¿Termino esta relación? ¿Renuncio?

Estrés

En la sociedad actual, cuando la información nos bombardea por todos lados, en nuestro correo electrónico, en nuestro celular, en las calles, es común que nos cause estrés no saber siquiera por dónde empezar.

De hecho, cuando estamos frente a una decisión no sabemos qué hacer o cómo empezar y este sentimiento crece conforme pasa el tiempo.

Por esta razón es sumamente importante que tengamos un sistema de toma de decisiones que nos facilite el proceso y que nos permita aprender más de cada decisión que tomemos.

Especialmente, porque en la actualidad debemos tomar decisiones constantemente en nuestra vida personal y profesional.