viernes, 20 de noviembre de 2015

TU PLAN DE MARKETING EN TAN SOLO CINCO PASOS



¿Qué resultados está teniendo tu plan de marketing? ¿Está siendo efectivo o crees que deberías cambiar de estrategia?

En 5 sencillos pasos lo tendrás resuelto:


Paso 1: Mira hacia adentro
El aspecto primordial que toda empresa o profesional debería tener claro a la hora de configurar su plan de marketing es la propia personalidad del negocio: sus puntos fuertes, sus debilidades y sus objetivos. Haz una lista con todo ello y ordénalas de mayor a menor importancia. Puede ayudarte realizar un análisis DAFO.
Paso 2: Mira hacia afuera
No menos importantes son los aspectos exteriores que pueden beneficiar y perjudicar a tu negocio: oportunidades, tendencias del mercado, amenazas…  Además, es primordial tener claro cuáles son los clientes ideales para nuestra actividad. Con todo ello, haz una nueva lista por orden de relevancia.
Paso 3: Une y crea tu plan de marketing
Lo que toca ahora es unir con flechas ambas listas. Con las asociaciones resultantes tendrás el espíritu principal de tu plan de marketing y lo que quede suelto debería descartarse de tu estrategia. Tus puntos fuertes y objetivos deberían estar ligados a las oportunidades de negocio y a los clientes ideales, con la intención de crecer y tener actividad económica. Y tus debilidades podrían estar relacionadas con las amenazas del entorno, con el fin de identificar problemas, buscar la mejora continua y elaborar un plan de crisis.
Paso 4: Diseña una hoja de ruta realista
Lo siguiente que deberías anotar son los pasos a seguir, que configuren una hoja de ruta realista, con unos objetivos claros pero alcanzables y medibles. De nada sirve imponerse una meta inalcanzable, pues generará frustración continua. Para ello, ten en cuenta al resto de miembros de tu equipo y analizad conjuntamente todos los condicionantes que entran en juego en este nuevo plan de marketing.
Paso 5: Revisiones periódicas
Este último paso, que se da una vez que el plan de marketing ya está en marcha, hace hincapié en la necesidad de revisar cada cierto tiempo sus logros y sus fracasos, así como analizar la situación y las tendencias del mercado por si hubiera que modificar la estrategia inicial. La flexibilidad es una virtud y saber adaptarse a cada situación es siempre imprescindible para la supervivencia de un negocio.
Si necesitas la ayuda de un experto para poner en marcha tu plan de marketing o para hacer cambios en tu estrategia, no dudes en contactar conmigo