miércoles, 6 de mayo de 2015

NO LO PIENSES TANTO ¡ HAZLO !





Hoy voy hablarte a ti, al emprendedor que llevas dentro. A menudo, observo como personas han decidido dar un paso en su vida profesional. Cómo se llenan de entusiasmo para llevar a cabo eso que ronda por sus cabezas. Sin embargo, pecamos de perfeccionistas. Sí, y me incluyo a mí querido lector.
No te estoy animando a que actúes de manera inconsciente. Tienes todo mi apoyo para especificar al detalle cómo debería ser esa visión. Cómo debería plasmarse esa idea. Aunque entiéndeme, el momento perfecto no existe, el servicio ideal tampoco y mucho menos el producto definitivo.
Necesitas hacerlo real. Dar el salto. Apasionarte con el arte de iniciar.
Es deseable que cuando ese producto, servicio o proyecto presente un mínimo de calidad razonable, lo materialices y dejes de fantasear con él. Puedes divagar entre papeles y el mundo de las ideas, pero desde esa perspectiva vives únicamente en las hipótesis.
La conclusión es que necesitas testearlo, y que tu mercado potencial te de información para poder ofrecer más adelante algo de verdadera calidad.
Es de vital importancia recordar que vivimos en la sociedad del “click”, en el mundo de lo rápido. Dónde miles de ideas aparecen cada día, y tal vez aquello que tú estás pensando, ya algún otro lo esté llevando a cabo. Por eso, mantén enfocada esa visión, haz un plan que aunque no sea perfecto te permita hacerlo viable…
 ¡Y hazlo!